miércoles, 5 de noviembre de 2008

El rostro de la esperanza

El mundo entero posa hoy sus ojos en ese hombre de tez de chocolate que se erige como defensor de las causas perdidas. Los votantes estadounidenses han delegado en Barack Obama la esperanza de que actúe y asuma la responsabilidad como nuevo presidente de combatir la miseria que anida y puebla en las calles, ciudades, pueblos y aldeas de lo que se tiene como superpotencia mundial.
Un 12,5% del total de la población, 36 millones de vidas humanas, según un artículo de la BBC viven por debajo del umbral de la pobreza. ¡36 millones! Casi tantas personas como habitantes tiene España. El corazón de América alberga una cara menos conocida que los yuppies de Wall Street, con sus trajes grises y su sello de ambición, de ausencia de ética, de escrúpulos y humanidad bien nítido impreso sobre sus frentes. El corazón de América late cansado. En sus arterias más ocultas malviven gentes que a penas tienen qué llevarse a la boca, carecen del derecho fundamental de acceso a la cobertura sanitaria universal que constituye el más elemental factor de la dignidad humana. ¿Será Barack Obama la persona que haga frente y actúe sistemáticamente para aliviar las verdaderas carencias de su país? ¿Realmente dará un giro la política exterior estadounidense afanada en los últimos años, bajo el vergonzoso liderazgo de Bush, en controlar territorios clave desde el punto de vista geopolítico y económico a costa de la vida y paz de civiles inocentes?

El primer hombre negro que pisará el despacho oval
Todo un pueblo, en que tradicionalmente abunda el racismo, conservadurismo y la intolerancia ha demostrado no sólo que el cambio es posible, si no que ya ha comenzado. Los votantes han dado aliento a una nueva presidencia desafiando a las rancias raíces de una nación fundada sobre el sudor de la esclavitud y la sangre de los pueblos indios. Se han sobrepuesto a los prejuicios raciales, han cambiado su esencia misma demostrando por primera vez que el sueño americano de verdad es posible, para todos.

4 comentarios:

  1. Siempre me pone los pelos de punta ese discurso, y más cuando he visto los resultados en la tele con el discurso de fondo y las imágenes de la gente llorando,algo ha cambiado.
    dejando el tema a parte, como te veo interesado por el arte y la cultura en general me gustaría comentarte que yo conozco una página en la que promocionan todo tipo de proyectos de poesía, cómic, fotografía...échale un vistazo tú mismo al poeta Rafael Sarmentero:
    http://qualid.es/?id_pre=38
    un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Sin la esperaza en el cambio la vida no tendría sentido, también es cierto que con los años te vuelves un tanto incrédula...
    Esperemos, sobre todo, resultados.
    Las palabras, al final, se las lleva el viento (y las buenas intenciones también)
    Un abrazo...

    ResponderEliminar
  3. diossssss es q me pone hasta de mala ostiaaaaaaaa!!!christian igual y todo el mundo igual...!pobres infelices los que se creen eso de yes we can y que todo va a cambiar y q no va a haber más guerras y que todo se volverá color rosa...en serio a ver OBAMA no es negro coño ha pasado su vida entre algodones ha estudiado en Harvard(si la de la spelículas)la universidad más elitista del mundo y mil cosas más.ha tenido una vida de blanco rico y en un país así donde la ecnomía y la agenda del presidente la marcan las mi¡ultinacionales las grandes empresas así como la guerra y mil cosas más ¿en serio creéis que Obama va a cambiar algo pobres incrédulos...Mc Cain era la misma mierda pero se llama como las patatas y estuvo matando amarillos en vietnam jugándose la vida por su país...al menos...
    bueno espero no haber rayado a nadie con mis paranoias y espero equivocarme y q este tipo de verdad cambie a la mayor potencia del mundo.
    katiuskilla guapa!!!!!un besito!!!

    ResponderEliminar